Opinión
Banner FB Messenger

Creer…Y seguirlo

Foto San JuanDos Minutos

Luis Rafael García Dubus

13:28 (hace 8 minutos)

Según el evangelio de San Juan 6, 60-69

"Por el simple hecho de yo no entender absolutamente nada de esto que está diciendo, ¿es eso razón para alejarme de Él...?"

Me llamaron la atención estas palabras dichas por un señor muy respetable a quien nunca he oído hablar tonterías. ¿A qué se refería?

Sus palabras eran un comentario a un concepto a primera vista chocante, incomprensible y escandalizante: Jesús está diciendo a sus discípulos que "si no comen su carne y no beben su sangre, no tendrán vida en ellos". ¿Quién entiende esto?

Los discípulos, gente cercana a Él que lo seguían de buena voluntad, tampoco pudieron entender. "Muchos dijeron al oírlo:

- Este modo de hablar es intolerable, ¿quién puede admitir eso?

Y Jesús no echa para atrás, al contrario, les dice que hay cosas aún más incomprensibles acerca de Él, y añade:

"Sólo el espíritu da vida, la carne no sirve para nada".

Desde entonces, dice a continuación el evangelio, "muchos discípulos se echaron para atrás y no volvieron más a Él".

¿Se imagina usted esta crisis? Un líder perdiendo adeptos. Y además "muchos". ¡Peligro...!

Pero Jesús no se asusta. Al contrario, se dirige a los más importantes, a los doce, y los pone contra la pared. "¿También ustedes se quieren ir?"

Me gusta este líder. No tiene miedo. No depende de la aprobación de los demás.

Él sabe que está diciendo la verdad, que su verdad es Vida, y que sólo recibirá esta Vida quien la acepte aunque "no entienda absolutamente nada", como dijo el respetable señor del ejemplo inicial.
Pero él ha visto el efecto de Jesús en su vida, y afirma categóricamente que ésta no tendría ningún sentido sin la presencia de Jesús en ella. Dice que, sin Jesús, su vida sería "un disparate". De modo que, sin más, cree y sigue a Jesús

Dice un autor llamado Pagola:

"Esta es la opción primera de un cristiano: seguir a Jesús. Esta decisión lo cambia todo. Es como empezar a vivir la vida diferente. Encontrar, por fin, el eje, la verdad, la razón de vivir, el camino"

Finalmente dice San Agustín: "Tú nos das la vida eterna al darnos tu cuerpo como alimento. Nosotros hemos creído y entendido... Creímos para llegar a comprender, porque si quisiéramos entender primero y creer después, no habríamos conseguido ni entender ni creer.

LA PREGUNTA DE HOY

¿QUÉ ES LO QUE HEMOS CREÍDO Y ENTENDIDO?

La respuesta la da Pedro: "Señor, y ¿a quién vamos a ir? En tus palabras hay vida eterna y
NOSOTROS YA CREEMOS Y SABEMOS QUE TU ERES HIJO DEL DIOS VIVIENTE" . (Juan 6, 69)

Desde luego, amigo, que si usted y yo tenemos la dicha de comer este PAN DE VIDA, no ha sido cuestión de nuestro esfuerzo, ni por meritos nuestros, es una gracia que da el Padre.

En la Eucaristía está la fuente escondida de energía y de sentido. Sólo hay que creer.. y seguirlo.

--

--