Guerras comerciales

foto Logo EQ EditorialLas tensiones políticas que hoy afectan al mundo, están matizadas por los conflictos vinculados al comercio internacional.

Esas tensiones implican los apresamientos y persecuciones de Presidentes o ex mandatarios de los llamados liberales.

Hablar de la aproximación de la tercera guerra mundial, es un simple fanatismo de sectores inconscientes que no miden que esos conflictos, los son el resultado de la competencia por el control del comercio mundial.

Los enfrentamientos entre Estados Unidos, Rusia, China, ahora con el motivo real de la guerra en Siria, forman parte de las estrategias de esas potencias. ¡Pero detrás de ese conflicto, está Rusia a favor! También defendiendo la parte comercial.

En la lucha por el control del comercio también están Europa y el Reino Unido, aliados de Estados Unidos.

No hay que dudar de que el apresamiento del ex Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, quien recibió una nación formando parte de la trinchera de países pobres y la entregó como una potencia económica, es el resultado de ese malestar político arrastrado por el económico.

Brasil era antes un país plenamente importador y ahora es un gran exportador de aviones, helicópteros, materiales de construcción u otros artículos que fortalecen sus riquezas nacionales.

No se quedará uno de esos Presidentes o ex gobernantes liberales sin que sufra el peso del poder político-económico internacional, basado en la corrupción. ¡Todos tendrán pagar el costo político por el concepto de ser liberales!

Están pagando el costo el dominicano Leonel Fernández Reyna, Nicolás Maduro, de Venezuela, Cristina Fernández, de Argentina, Rafael Correa, de Ecuador, la brasileña Dilma Roussoff,  Evo Morales, de Bolivia, Manuel Celaya, de Honduras, y Daniel Ortega, de Nicaragua. El próximo será Danilo Medina, a pesar de ser uno de los gobernantes mejores valorados, pero por el asunto de la posibilidad de que busque su segunda reelección!

El gran pastel es América Latina. ¡Todos quieren controlar el comercio en esa región y las naciones petroleras!

Todas esas amenazas están dirigidas a amedrentar a los aliados, de unos y otros lados. ¡Cada quien lucha a su favor! Es importante decir que la acusación más eficaz, es la de la corrupción, porque el mundo la rechaza. ¡Hay corruptos y acusados de corruptos!

Pero no hay duda de que los errores de la política norteamericana, sigue fortaleciendo a Rusia, Europa y China en el comercio de América Latina.

Hasta hace algunos años, ese comercio estaba bajo el control de Estados Unidos. Se requiere que la gran potencia económica y militar del mundo, la del gran poderío, cambie su forma de actuar, reconciliándose con los latinoamericanos que dirigen las naciones, como gobernantes o gobernados.