Banner CORAASAN

Los graves problemas del gobierno de Abinader

Foto Luis Céspedes Peña 500El Mirador

Por Luís Céspedes Peña

El gobierno del Presidente Luis Abinader, con un año en el poder, se mueve matizado por graves problemas económicos, sociales y políticos.

Pero lo peor es que en el preciso momento que el país, especialmente la región Norte, sufre continuas tandas de apagones, el gobierno anuncia el desarrollo de los trabajos de una Comisión de Fideicomiso, para el reparto de la Planta Eléctrica Punta Catalina.

El gobierno del Presidente Danilo Medina invirtió miles de millones de pesos para su construcción, incluyendo préstamos que deberán pagar los dominicanos, incluidos los nacidos hoy y hasta que tengan 20 años.

Deberán pagar ese dinero a través de impuestos, incluyendo los nuevos que el gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM), está tratando de imponer por vía de la reforma fiscal.

Debemos aclarar que como el gobierno no tiene mayoría de legisladores en el Congreso Nacional, todas las organizaciones que tienen representación ahí, tendrán que pagar el mismo costo político, se se materializa el proyecto perremeísta.

No sólo serán responsables del despojo al Estado de esa empresa, sino de todas las demás que el gobierno perremeísta le entregará a un sector del empresariado, siguiendo la línea de los regímenes entreguistas o neoliberales.

Y mientras un sector del empresariado se quedará con parte de Punta Catalina, paro luego intentar rematarla, lo usuarios de la electricidad también tendrán que pagar más alto costo por el consumo. Pero como se luchó por un cambio de gobierno, ¡ya lo tienen!

El padre de la Iglesia Episcopal Dominicana, Félix Jiménez, habló clarísimo frente al Presidente Luis Abinader, en la inauguración de un Centro de Atención Primaria en Haina, cuando dijo que en la República Dominicana no hay un centímetro donde haya seguridad ciudadanía. En esa materia, no hay que abundar más.

En lo que respecta a la Fiebre Porcina Africana, es importante que los ciudadanos no olviden que la carne de cerdo puede ser ingerida sin peligro. Lo que sí son peligrosos son los sectores internacionales que quieren acabar con la producción de cerdos en el país, para ellos tener un buen mercado para exportar carne. Se trata de una enfermedad controlable, pero son muchos los intereses que quieren destruir la población de cerdo, a través de las matanzas masivas.

El gobierno debe tener mucho cuidado, debido a que esa crianza ya estaba en avance, luego de la matanza casi total en la década de los 70.

La denuncia del Presidente Luis Abinader, advirtiendo a bandas de delincuentes haitianos que no entren al país, tiene una dimensión mayor que la que el jefe de Estado le dio.

Se trata de un sector implicado en el asesinato del Presidente Jovenel Moüse. Si esa banda, que no está compuesta por delincuentes comunes, fue capaz de gastar millones de dólares durante un tiempo para ejecutar al gobernante haitiano, el seguimiento a sus pasos debe ser al extremo. ¡Vivimos en un mismo territorio, dividido por una frontera terrestre!

No se trata de simple ciudadanos. Se sabe que tiene delincuentes muy tecnificados, pero también con mucho dinero. Y no hay ninguna duda de que parte del problema, es la intención de controlar un área del Río Masacre, de parte de sectores económicos haitianos. ¡Pero el Río Masacre es dominicano en su nacimiento y desembocadura!

El gobierno sabe que el país está al borde de un estallido social, causado por los altos precios de todos los productos, la escasez de otros y la agotadora inflación. ¡No debe presionar con más impuestos castigando a los sectores más necesitados o aquellos que ya no resisten nuevos aranceles!

¡Gracias por leernos!