Una Venezuela que busca la paz

foto Logo EQ EditorialDe Venezuela es mucho lo que se puede decir a favor o en contra.

Pero la frase que más se ajusta a ese país, es una Venezuela sin esperanza, aunque debe quedar algo de fe.

Desde que dirigía a ese país el carismático coronel Hugo Chávez Frías, un sector de la oposición luchaba para derrotarlo a través de las urnas y de golpes de Estado. ¡Pero no fue posible!

Como si se dijera si no se puede con un método, podemos ganar con el otro. ¡Pero los dos fracasaron!

Luego, con el Presidente Nicolás Maduro, que tenemos que admitir que es un poco complicado para negociar, aunque sigue teniendo mayor popularidad que sus adversarios, pues cada vez que surge una intentona de golpe de Estado, la aplasta como cuando le pasa un rodillo por encima a un mosquito.

El problema principal de la oposición venezolana, es que cuando hay elecciones simplemente pierde, lo que indica que no cuenta con la mayoría de los votantes.

¡No se debe confundir el apoyo de la mayoría de un pueblo al sector político gobernante en Venezuela, con una dictadura!

Está demostrado que el Presidente Maduro controla el poder militar y tiene la mayoría de electores a su favor.

Aún así, el periódico El Quisqueyano.com, considera que en ese país debe haber una salida negociada a la crisis política.

¡Sólo se gana negociando, porque el país puede vivir en paz!

Cuando en la República Dominicana se presentan crisis, simplemente los actores se reúnen y buscan las debidas soluciones. ¡Se aprendió mucho de la revolución de Abril de 1965, que no hubo antes ese diálogo para reconocer que el profesor Juan Bosch, llegó al poder por vía de las elecciones, pero fue derrocado!

Pero luego, en la crisis electoral de 1994, cuando el doctor José Francisco Peña Gómez alegó que fue víctima de un fraude electoral, perpetrado por el gobierno que dirigía Joaquín Balaguer, el diálogo se impuso y hoy nuestro país continúa viviendo su democracia.

Y el acuerdo de ese entonces fue que se aprobó modificar la Constitución de la República, para que en vez de que Balaguer gobernara otros cuatro años más, solamente fuesen dos: 94-96.

Ese tipo de planteamiento se ajusta perfectamente en estos momentos en Venezuela. "Esa posibilidad no debe ser descarta por ninguno de los bandos!

En Venezuela hace falta diálogo pensando en el país. La oposición sabe que no tiene la mayoría y el presidente Maduro debe entender que ninguna nación puede avanzar con una crisis política permanente, con poderosos adversarios fuera de su territorio.

Si por casualidad la oposición lograra llegar al poder a través de un golpe de Estado militar o constitucional, tampoco habrá paz, porque los chavistas también comenzarán a conspirar, tomando en consideración que parte de su fuerza política, descansa en soldados comprometidos

Se impone una negociación con la participación de representantes internacionales creíbles, no de los conspiradores o extremistas defensores del presidente Maduro, sino al estilo de los negociadores dominicanos.

Sólo hay que recordar que en 1978, la mayoría de militares y policías, convertidos en activistas políticos, advertía que Antonio Guzmán, después de ganar las elecciones, no gobernaría el país.

¡Pues dirigió con los mismos soldados y policías que decían que no gobernaría e, incluso, cuando se produjo su muerte, antes de entregarle el poder a otro perredeísta, el doctor Salvador Jorge Blanco, la mayoría de uniformados lloró su partida, porque fue un gran conciliador, poniendo en práctica lo que se llamó "borrón y cuenta nueva".

¡La mayoría de latinos quiere la paz en el hermano país de Venezuela!