El padre Rogelio, obispos y los recursos naturales

foto Logo EQ EditorialLa Congregación de los sacerdotes salesianos expulsó al padre Rogelio Cruz, el cual mantuvo confrontaciones públicas con algunos de los líderes de esa agrupación religiosa, sin presentar pruebas de sus acusaciones, lo que en sí determina que realmente fue una acción causada por la presión de mineros que no aceptan que se les pongan controles para seguir explotando riquezas naturales.

Por no haber pruebas, tenemos que decir que su expulsión obedeció a presiones económicas.

Si bien es cierto que el prestigioso sacerdote no manejó correctamente el conflicto que mantuvo con su Congregación, fruto de su temperamento, hay que señalar que su campaña de defensa de los recursos naturales, cuenta con el apoyo de los sectores que aman a su país.

La Iglesia Católica debe ser cuidadosa cuando hay intereses económicos de por medio. Y pensamos que es un buen motivo para que esa importante institución religiosa, comience a examinar si es correcto que la Congregación de los salesianos siga teniendo el dominio total de sus sacerdotes.

Lo que se entiende es que el Papa, en este caso, Francisco, debe ser la máxima autoridad para intervenir cuando hay conflictos internos en cualquiera de sus dependencias.

Los católicos y demás instituciones religiosas, deben despertar del largo sueño, actuando con serenidad, pero con responsabilidad, porque es peligroso que se siga permitiendo la salida de sacerdotes, que se identifican con la defensa de los recursos naturales.

Ya antes se había separado a otro gran batallador a favor de los recursos naturales, como lo es el hoy obispo Emérito de La Vega, Antonio Camilo, el cual usó el Obispado para unir a diferentes sectores sociales, para parar la extracción de minerales de Loma Miranda.

Es cierto que la separación del obispo se hizo cumplimiento con el reglamento interno de la Iglesia Católica, que ya es obsoleto, porque un hombre de 75 años, si tiene salud, es para continuar trabajando exitosamente, lo que requiere de un examen de esa disposición.

Y más cuando el obispo Antonio Camilo quería seguir dirigiendo a los católicos de La Vega. No es que el actual obispo de La Vega, Héctor Rafael Rodríguez, sea apático. Es un religioso con mucho talento, pero si abraza la lucha de la defensa de los recursos naturales veganos, también se encontrará con problemas.

A.  Foto padre Rogelio 0Hay que recordar que el padre Rogelio se mudó a Loma Miranda, conjuntamente con otros defensores de los recursos naturales, hasta que lograron la suspensión de las extracciones mineras.

La Iglesia Católica, que sigue con un crecimiento vertiginoso, necesita muchos nuevos sacerdotes para poder cumplir su misión, por lo que no debe aceptar presiones de ningún sector cuando ésta defiende los intereses de la mayoría de ciudadanos.

Si la institución religiosa tiene que estar usando a diáconos para ponerlos como administradores de parroquias o casi parroquias, ¿cómo acepta que algunas de sus dependencias, que por conflictos que deberían resolverse a través del diálogos, como es el caso del padre Rogelio, expulse a algunos de sus miembros?

La Conferencia del Episcopado Dominicano, debe comenzar a analizar esos casos. Y, en el caso de los obispos que deben renunciar a los 75 años, queriendo seguir al frente de Obispados o Arzobispados, deben plantearle al Santo Padre una revisión de esa disposición.

¡Pero el Papa Francisco ya pasó de los 80 años y está dirigiendo a casi mil 500 millones de católicos, sin sumar los llamados neutrales!