Banner FB Messenger

¡También el Presidente Putin de Rusia va por otra reelección!

Foto presidente PutinMOSCÚ.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, informó que se presentará como candidato a la reelección para las venideras elecciones de esa gran potencia económica, política y militar.

Otro Presidente que también se postulará a la reelección, es Evo Morales, de Bolivia. Y acaba de ganar su reelección el Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

"Voy a presentar mi candidatura al puesto de presidente de la Federación Rusa", afirmó Putin en un mitin-concierto por el aniversario de una fábrica de coches en la ciudad de Nizhni Nóvgorod. Las elecciones presidenciales rusas serán en Marzo del 2018. Putin lleva 15 años en el poder.

Historia del Presidente de Rusia

El 9 de agosto de 1999, Borís Yeltsin anunció el nombramiento del entonces poco conocido director del Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa (FSB), Vladímir Putin, como primer ministro de Rusia.

"Ahora he decidido nombrar a la persona que, en mi opinión, es capaz de consolidar nuestra sociedad, garantizar la continuación de las reformas en Rusia con el apoyo de las más amplias fuerzas políticas. Él será capaz de ponerse al frente de los que en el nuevo siglo XXI tendrán que renovar nuestra gran Rusia".

¿Cómo llegó Putin a la Presidencia de Rusia?

En el 2000, Putin fue nombrado como presidente interino de Rusia. En marzo del mismo año fue elegido presidente en la primera vuelta con un 52,94% de los votos y cuatro años después fue reelegido también en primera vuelta con el 71% de los votos. En el período entre 2008 y 2012 desempeñó el cargo de primer ministro y en marzo de 2012 volvió a ganar las elecciones presidenciales tras obtener el 63,6% de los votos.

Ahora, 15 años después, Vladímir Putin ejerce su tercer mandato presidencial y su nombre ya es inseparable de la historia de su país. Les invitamos a repasar cómo ha cambiado Rusia y el mundo entero en estos 15 años.

Postura independiente en la política internacional

El mandatario ruso siempre ha defendido el derecho de Rusia a una postura y una opinión independiente en las relaciones internacionales, y ha criticado los intentos de algunos países de imponer a Moscú su voluntad. Asimismo, en reiteradas ocasiones Putin ha criticado las ambiciones imperialistas de EE.UU. y las decisiones de Washington que agravan el desequilibrio de poder en el mundo, desde la expansión de la OTAN hasta la crisis en Ucrania.

Desde su famoso discurso en la Conferencia de Seguridad de Múnich en 2007, el mandatario sostiene que la política de Washington y sus aliados occidentales contra Rusia y otros países "socava la estabilidad internacional".

En 2014 reiteró su postura en un discurso en el Club Internacional de Debates Valdai, durante el cual también culpó a Occidente de haber "tratado de manejar, controlar y usar los conflictos regionales para diseñar 'revoluciones de colores' en su propio interés", en referencia al papel de EE.UU. y sus aliados occidentales en la situación en Ucrania.

Putin ha advertido en repetidas ocasiones que Rusia tiene una posición propia y no va a ceder ante las amenazas occidentales. "Algunos políticos occidentales ya nos están amenazando no solo con sanciones, sino también con la perspectiva del aumento de graves problemas en el interior. Me gustaría saber qué es lo que tienen en mente exactamente: ¿la acción de una quinta columna —diferentes tipos de 'traidores nacionales'— o están esperando ponernos en una situación social y económica cada vez peor con el fin de provocar el descontento público? Consideramos estas declaraciones irresponsables y claramente agresivas en su tono, y les daremos una respuesta acorde", declaró el presidente ruso durante su histórico discurso sobre Crimea.

"Tenemos una gran cantidad de componentes que nos permiten considerarnos un país que realmente lleva a cabo una política independiente y soberana en el ámbito internacional y realiza las políticas internas tal como requiere nuestro pueblo. Y en este sentido, nosotros somos un socio muy fiable, porque no nos adaptamos al son que tocan otros", declaró en abril el jefe de Estado ruso, en el marco de una entrevista concedida al canal Rossía24.

"No podrán con nosotros"

Para presionar a Rusia, Occidente está utilizando todo el arsenal de herramientas, pero "no podrán con nosotros", declaró Putin. "Para la así llamada contención de Rusia, se utiliza todo el conjunto de herramientas, desde los intentos de aislamiento político hasta la guerra mediática a gran escala y las herramientas de los servicios especiales", afirmó el mandatario ruso en la reciente reunión con la junta directiva del Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa (FSB).

"Hace poco, se ha dicho abiertamente que a los que no estén de acuerdo les torcerán el brazo de vez en cuando, pero con Rusia estas artimañas no funcionarán", agregó.

"La OTAN está desarrollando una fuerza de reacción rápida y ampliando su infraestructura cerca de nuestras estructuras; también hay intentos de romper la paridad nuclear y de forzar la creación del segmento de defensa antimisiles europeo y del Asia-Pacífico", afirmó el jefe de Estado.

Hacia un mundo multipolar

Vladímir Putin se ha mostrado como un firme opositor del mundo unipolar, que ha insistido en muchas ocasiones en que este modelo de orden mundial es inadmisible y peligroso, y no tiene nada que ver con la democracia.

En este sentido, cabe recordar otra vez el histórico discurso de Putin pronunciado el 10 de febrero 2007 en la Conferencia de Seguridad de Múnich (Alemania).

"¿Pero qué es un mundo unipolar? Por mucho que se intente adornar ese término, en la práctica ello tiene sólo una significación: la existencia de un solo centro del poder, de un solo centro de fuerza y un solo centro de toma de decisiones. Es un mundo en el que hay un solo dueño, un solo soberano.

Al fin y al cabo, ello resulta pernicioso no sólo para aquellos que se encuentran dentro de los marcos de tal sistema, sino también para el propio soberano, pues ese sistema lo destruye desde dentro. Además, tal estado de cosas no tiene nada que ver con la democracia. Porque la democracia, como es sabido, es el poder de la mayoría, en el que se consideran los intereses y las opiniones de la minoría", dijo entonces el mandatario ruso.

"En mi opinión, el modelo unipolar no sólo es inadmisible para el mundo contemporáneo, sino que es imposible. Y no solamente porque a un líder único en el mundo contemporáneo – precisamente en el contemporáneo – no le van a alcanzar los recursos militar-políticos ni económicos. Sino porque – y ello es aún más importante – se trata de un modelo que no puede funcionar por carecer de la base moral propia de nuestra civilización", agregó.

BRICS, el mejor ejemplo de la construcción de multipolaridad

Como paso clave en esa transformación del mundo unipolar nació el grupo BRICS, organismo consultivo permanente formado por Rusia, China, la India, Brasil y Sudáfrica. Son las economías emergentes más importantes del mundo. En vísperas de la cumbre de los BRICS en Durban, Sudáfrica, en marzo de 2013 Putin dijo que hay intención de otorgar a los países BRICS "un papel clave en un mundo multipolar".

"El BRICS es un elemento clave del creciente mundo multipolar. El grupo de cinco países reafirmó en varias ocasiones su compromiso de respetar los principios fundamentales del derecho internacional y de fortalecer el papel central de las Naciones Unidas. Tenemos un enfoque común a los problemas internacionales más acuciantes, como la crisis en Siria, el problema de Irán y el arreglo de la situación en Oriente Medio", enfatizó entonces Putin.

Desde el nacimiento del BRICS hasta hoy el organismo ha comprobado que es una gran fuerza económica y política que ha convertido su crecimiento económico en la influencia política que, a su vez, ha conducido a la pérdida de la posición de liderazgo de la élite económica occidental.

Giro asiático: Rusia y China se acercan

En noviembre pasado Vladímir Putin señaló que la cooperación entre Moscú y Pekín es importante para mantener la paz en el marco del derecho internacional afianzándolo. "La colaboración de Rusia y China es extremadamente importante para mantener la paz en el marco del derecho internacional haciéndolo más estable", afirmó el presidente ruso.

"Rusia y China están promocionando activamente la idea de formar una nueva arquitectura de seguridad y desarrollo estable en Asia-Pacífico. Debe fundamentarse en los principios de la igualdad, el respeto del derecho internacional, la indivisibilidad de la seguridad y el rechazo a usar la fuerza o a amenazar con ella. A día de hoy esta tarea cada vez es más urgente", dijo en una de las entrevistas.

Hoy en día la dinámica asociación entre Rusia y China, que ya ha alcanzado un nivel estratégico, no abarca solamente los ámbitos de defensa o energía, como los grandes proyectos de petróleo o gas, sino también las inversiones, las finanzas y la alta tecnología.

Rusia y Latinoamérica, ahora más cerca que nunca

Una de las políticas indispensables del gobierno de Vladímir Putin es el acercamiento de Rusia con América Latina. Todo el mundo testimonia una nueva era de relaciones entre Rusia y ese potente continente.

"Estamos interesados en una América Latina unida, fuerte, económicamente sostenible y políticamente independiente, que se convierta en una parte importante del mundo policéntrico y emergente", afirmó Putin en vísperas de su gira en julio pasado por varios países latinoamericanos.

Según el presidente ruso, en la región latinoamericana "son fuertes las tradiciones del respeto a la libertad, el respeto a otros pueblos y otras culturas y, normalmente, son casi nulas las contradicciones entre los Estados; tampoco hay ganas de seguir el juego de 'divide y vencerás'. Al revés, están dispuestos a trabajar conjuntamente para defender su casa latinoamericana común".

Putin aseguró que actualmente la cooperación con los Estados de América Latina es una de las direcciones claves y muy prometedoras de la política exterior de Rusia. "El multilateralismo en los asuntos mundiales, el respeto al derecho internacional, el fortalecimiento del papel central de la ONU y el desarrollo sostenible son los principios que nos unen", enfatizó el presidente.

"Es crucialmente importante para nosotros que en las relaciones entre Rusia y América del Sur se mantenga una continuidad que refleje los intereses fundamentales y nacionales, independientemente de la formación política que lidere en uno u otro país de la región en este momento", afirmó.